Potaje de vigilia

Potaje de vigilia


Ingresdientes:

500 gr de garbanzos 

250 gr de bacalao desalado

1/2 cebolla dulce o una pequeña

2 dientes de ajo

2 zanahorias

200 gr de espinacas

1 cucharadita de pimentón 

1 huevo cocido

3 cucharadas de aceite y el necesario para freír el pan

Dos rebanadas de pan o 1 cucharadita de Maizena (opcional)

Perejil 

Sal

Modo de hacer:

Lo primero poner a remojo los garbanzos en agua tibia con un poco de sal el día anterior. Se pueden comprar ya cocidos. Los de la marca  Navarra JAE salen estupendos.

Se escurren y se ponen a cocer cubiertos de agua templada con un poco de sal. Se cuecen durante una hora y medía aproximadamente a fuego muy lento. Lo que les cueste hacerse dependerá de la dureza de los garbanzos.

Mientras cocer las espinacas con un poco de sal durante tres minutos, escurrir y reservar. 

Cocer el huevo. Yo lo pongo al fuego con agua fría y en el momento que empieza a hervir le añado un poco de sal y un chorro de vinagre ( la sal es para que se pele bien y el vinagre para que si se rompe no se esparza la clara por toda la cazuela) 8 minutos es suficiente. Refrescar bajo el chorro de agua fría, pelar y reservar.

Una vez cocidos los garbanzos, poner en una sartén el aceite y pochar la cebolla y los ajos muy picados. Cuando estén pochados,  subir un poco el fuego para que se doren un poquito, apartar del fuego y  añadir el pimentón, darle un par de vueltas y echar la mezcla a la cazuela, hervir unos minutos.

Si el caldo no quedará espeso, freír dos rebanadas de pan, triturarlas en el mortero y añadirlas al guiso. Para los celiacos, mezclar una cucharadita de maicena con un poco de agua fría echar al guiso y darle un hervor.

Añadir  el bacalao escurrido y las espinacas. Cocer unos cinco minutos más, añadir el huevo muy picado, espolvorear con perejil, y listo..

A disfrutar !!!

-Este es un potaje tan rico que se puede comer en cualquier época del año.

-Bacalao salado: ahora se vende bacalao desalado que resulta muy cómodo, si no lo encontráis o preferís desalarlo vosotros es sencillo. Poner el bacalao a remojo y cambiarle el agua tres veces cada 8 horas, escurrir bien. Mantenerlo refrigerado.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *